La ciudad que le cambió la vida a Mario Vargas Llosa

Publicado: 31 julio 2014 en Rafael Alonso Mayo
Etiquetas:, , ,

Una tarde de 1946 ó 1947 Dora Llosa tomó del brazo a su hijo Mario Vargas Llosa, de apenas diez años de edad, lo sacó a la calle, lo llevó caminando hacia el Hotel de Turistas, en el Malecón Eguiguren de la calurosa Piura, y allí le hizo una gran revelación:

— Tú ya lo sabes, por supuesto —dijo su madre — ¿No es cierto?
—¿Qué cosa? —respondió Mario.
—Que tu papá no estaba muerto.
—¿No me estás mintiendo, mamá?
—¿Crees que te voy a mentir en una cosa así?
—¿De veras está vivo?
—Sí.
—¿Lo voy a ver? ¿Lo voy a conocer? ¿Dónde está, pues?
—Aquí, en Piura. Lo vas a conocer ahora mismo.

Aquella noticia paralizó a Mario, quien hasta ese momento creyó que su padre había muerto y estaba en el cielo. Su madre, sus abuelos y tíos le habían ocultado la verdad hasta ese día del cual, asegura el escritor, aún no se ha recuperado.

La imagen que Mario tenía de su padre era la de un hombre “alto y buen mozo, de uniforme de marino, cuya foto engalanaba mi velador y a la que yo rezaba y besaba antes de dormir”. Ese día la imagen de su padre cambiaría para siempre, una vez que ingresó con su madre al hotel y vio que un hombre vestido de terno beige y corbata verde se acercaba a ellos. La idea que tenía, del apuesto joven de la foto que acompañó su niñez, cambió rápidamente a la de “un hombre de carne y hueso, con canas en las sienes y el cabello ralo”.

Tenía como el sentimiento de una estafa, recuerda Mario Vargas Llosa en su libro de memorias “El pez en el agua” (1993). “Este papá no se parecía al que yo creía muerto”, enfatiza.

“¿Éste es mi hijo?”, le escuchó decir Mario. “Se inclinó, me abrazó y me besó. Yo estaba desconcertado y no sabía qué hacer. Tenía una sonrisa falsa, congelada en la cara”.

La Piura de esa época, que Mario Vargas Llosa abandonó el mismo día que conoció a su padre para viajar con él y su madre a Lima, ya empezaba a dejar unahuella en su vida.

***

Son las 11 de la mañana de un día de inicios de enero y en Piura hace calor. El termómetro registra 32 grados en esta ciudad rodeada de desiertos; o mejor dicho, plantada en medio del desierto del norte peruano, a unos mil kilómetros de Lima. Los árboles de algarrobo le dan un poco de frescura a la ciudad. Las carreras de la Navidad han pasado y todo parece tomar su curso cotidiano. La avenida Grau, esa calle donde se ubican tiendas de ropa, bancos, farmacias, almacenes de zapatos y otros negocios, está más sosegada que durante la última semana de diciembre.

Por estas mismas calles caminó durante su niñez y juventud Mario Vargas Llosa, durante los casi dos años que vivió al lado de su abuelo Pedro, su madre Dora y sus tíos Luis y Olga. El abuelo había sido nombrado como prefecto (gobernador) de la ciudad y viajó con parte de su familia desde Cochabamba, Bolivia, donde Mario había vivido sus primeros años. Por estas mismas calles caminó Vargas Llosa con el sueño de ser un gran escritor, viajar a Paris y hacer su vida como dramaturgo o novelista, pues sabía que difícilmente en un país como Perú podría salir adelante.

Por estas mismas calles caminó el escritor que más adelante un compañero suyo del Colegio Militar Leoncio Prado describirá como “un mozo que nació con un don”.

Son estas mismas calles las que el ahora Premio Nobel ha vuelto a recordar en su novela “El héroe discreto”, publicada en septiembre de 2013, y en la que cuenta la historia de Felicito Yanaqué, un empresario piurano dueño de una empresa de transportes que es extorsionado por unos mafiosos:

“…Volvió a sumergirse en el centro de la ciudad, lleno de gente, bocinas, calor, altoparlantes, mototaxis, autos y ruidosas carretillas. Cruzó la avenida Grau, la sombra de los tamarindos de la Plaza de Armas y, resistiendo a la tentación de entrar a tomarse una cremolada en El Chalán, enrumbó hacia el antiguo barrio del camal, el de su adolescencia, La Gallinacera…”

***

Me he propuesto visitar algunos de los lugares que marcaron la vida del escritor. Para empezar debo buscar el Teatro Variedades, donde Vargas Llosa presentó su primera obra de teatro, en julio de 1952. Me han dicho que debo buscar el Foto Estudio Carrasco o la tienda de Telas Manrique, el lugar donde alguna vez existió el famoso teatro y donde llegaban las familias piuranas de la época para asistir a las proyecciones y actos que allí se realizaban.

No es difícil encontrarlo, pese a que el edificio de cuatro plantas parece mimetizarse muy bien en medio del lugar. Los transeúntes, amables para orientar al turista, señalan de inmediato la esquina donde está la casa.

En el Teatro Variedades Jorge Mario Pedro Vargas Llosa presentó su primera obra, “La huida del Inca”. Había comenzado a escribirla en 1951 y unas semanas después de haber iniciado su quinto año de secundaria, en el Colegio San Miguel, se la mostró a su profesor de literatura, José Robles. El maestro la leyó y le sugirió enviársela al director Marroquín para ver la posibilidad de presentarla durante la semana de Piura.

“El doctor Marroquín aprobó el proyecto y, sin más, quedé encargado de dirigir el montaje, para estrenar la obra el 17 de julio, en el Teatro Variedades”, recordará el escritor muchos años después. “Vaya exaltación con la que corrí a la casa a contárselo al tío Lucho: ¡íbamos a montar La huida del inca! ¡Y en el Teatro Variedades, nada menos!”

Los ocho compañeros de Mario que conformaban el elenco de la obra ensayaron durante casi dos meses y medio. Sobre ese acontecimiento, Mario Vargas Llosa recuerda:

“La propaganda para la obra fue enorme, en La Industria y en El Tiempo, en las radios, y, por último, perifoneando por las calles. Recuerdo haber visto pasar, por la puerta del diario, a Javier Silva, rugiendo en una bocina, desde lo alto de un camión: «No se pierdan el acontecimiento del siglo, en vermouth y noche, en el Teatro Variedades…»

El teatro fue para Mario Vargas Llosa su primer amor. Desde aquel día de su adolescencia en que vio en el Teatro Segura, de Lima, “La muerte de un viajante”, de Arthur Miller. “Si en la Lima de los cincuenta hubiera habido un movimiento teatral habría sido dramaturgo antes que novelista”, afirma. El escritor ha dicho que aunque Piura solo le hubiera permitido estar en un escenario disfrutando de la ficción del teatro y poniendo en escena una historia inventada por él, su deuda con esa ciudad sería impagable.

***

Entre abril y diciembre de 1952 Vargas Llosa regresó a Piura a vivir en casa de sus tíos Lucho y Olga. Allí cursó su quinto año de secundaria en el Colegio San Miguel. Durante ese tiempo aprendió con los buenos profesores de la época que avivaron su interés intelectual, mientras trabajaba como periodista en el diario La Industria, donde oficiaba como redactor de notas locales e internacionales, y donde recibía un salario de 300 soles mensuales.

Del San Miguel recuerda que era un magnífico colegio en el que “convivían muchachos piuranos de familias humildes —de la Mangachería, de la Gallinacera y otros barrios periféricos— con chicos de clase media y hasta de familias encumbradas de Piura, que iban allí porque los padres del Salesiano ya no los aguantaban o atraídos por los buenos profesores”.

No olvida a sus maestros, al profesor Guillermo Gulman, quien dictaba un curso de economía política. “Fue ese curso, creo, y también los consejos del tío Lucho, los que me animaron a seguir luego, en la universidad, las carreras de Letras y Derecho”. También a Néstor Martos, profesor de historia, un hombre “de figura desbaratada, bohemio impenitente, que parecía llegar a clases, a veces, directamente de alguna cantinilla donde había pasado la noche entera tomando chicha, despeinado, barbicrecido, y con una bufanda cubriéndole media cara —¡una bufanda, en la tórrida Piura!—”.

Rememora también al Ciego Robles, su profesor de literatura, quien apenas descubrió la vocación de escritor le tomó mucho aprecio y le prestaba con frecuencia sus libros, que estaban forrados con papel rosado y sellados con su nombre.

Pero sobre todo, también recuerda que antes de terminar la secundaria, él y su amigo Javier Silva alborotaron a sus compañeros, porque las directivas del colegio habían decidido que los exámenes finales no los harían con horarios definidos sino de improviso, con el objetivo de poder “evaluar con mayor exactitud los conocimientos del alumno”. Por ello estuvo a punto de ser expulsado del colegio pero el director Marroquín, para no “estropearle su futuro”, decidió suspenderlo solo durante siete días.

“Todas las cosas que me pasaron allí, entre abril y diciembre de 1952, me tuvieron en un estado de entusiasmo intelectual y vital que siempre he recordado con nostalgia”, rememora el escritor sobre aquellos años en Piura.

Con amplios pasillos y espaciosos salones, el San Miguel se ubica a la altura de la cuadra nueve de la avenida Grau. En su entrada hay una escultura de uno cinco metros de altura con la figura del ángel del mismo nombre, que porta una espada en su mano derecha. La estructura del colegio fue reformada hace algunos meses y las placas donde se homenajeaba al Nobel están guardadas en algún salón de objetos viejos.

En uno de los salones de estudio que ahora observo, cuyas paredes están pintadas de un verde claro, estudió su último año de secundaria el Nobel peruano y en el colegio no parece haber ningún registro de tal acontecimiento.

***

La Piura que recuerda el escritor y cuyas experiencias ha plasmado en libros como “El Jefe”, “¿Quién mató a Palomino Molero?”, “ El Pez en el agua” y ahora en “El héroe discreto”, es más que el día en que descubrió que su padre estaba vivo, el momento en que presentó su primera obra de teatro, o los recuerdos de su breve paso por el Colegio San Miguel. Es también el burdel “Casa verde” –de allí se inspiró para publicar la novela del mismo nombre– que quedaba camino al pueblo de Catacaos, a donde iban los piuranos de todas las clases sociales. —Ir a esa casa pintarrajeada de verde, en las afueras de Castilla, camino a Catacaos, me costaba mi magro sueldo de La Industria, de manera que fui apenas unas cuantas veces a lo largo del año—. Es también La Piura de los burros que en su época abundaban en las calles polvorientas y que todos los de su generación llamaban “piajenos”. Pero es, además, la Piura donde descubrió que los hijos no venían al mundo traídos por una cigüeña, “sino que los fabricaban las parejas haciendo unas barbaridades que eran pecado mortal”.

Esto lo supo un día en que se bañaba con dos de sus amigos en las aguas del río Piura. Allí entendió el significado de la palabra “cachar”.

El afecto que el escritor tiene por Piura es mayor al que podría tener por cualquiera de las ciudades donde ha vivido, pese a que su permanencia allí no fue mayor a dos años: entre 1946 y 1947, y en 1952. Pero “han sido épocas claves”, le respondió a un periodista hace un par de años:

“Cuando salía de la niñez y pasaba a la adolescencia y luego cuando salía de la adolescencia. O sea, viví en dos épocas fronterizas de la vida y debieron ser experiencias muy importantes porque fíjese todo lo que he escrito yo sobre Piura. Yo he estado y he vivido más tiempo en muchas ciudades del mundo, pero no he escrito mucho sobre ellas a pesar de que fueron ciudades en las que realicé gran parte de mi trabajo literario y, en cambio, de Piura sí. Y sigue siendo todavía una fuente de fantasías y sueños”.

En los recuerdos del escritor permanecen vivos los desiertos infinitos de la costa peruana, los tonos blancos, grises, azulados y rojizos que se formaban según la posición del sol y las playas solitarias; “un paisaje que más tarde me acompañaría siempre en el extranjero, como la más persistente imagen del Perú”.

***

Modesto Ramos, próximo a cumplir 82 años, un hombre de buen hablar y larga experiencia; compañero durante dos años de Mario Vargas Llosa en el Colegio Militar Leoncio Prado, de El Callao, a quien encuentro por pura casualidad a un lado de donde quedaba el antiguo Teatro Variedades, destaca la gran capacidad que tenía su amigo para escribir.

“Fue un diablo, un diablo en el sentido que le dio Dios al dotarlo de este poder, porque es un poder que tiene”, afirma con convicción. “Este mozo nació con el don que tiene”. Contará además que en la calle Arequipa vivía el gordo Silva Ruete, íntimo amigo suyo, quien llegó a ser ministro de economía del Perú y a quien Mario dedica su libro “El héroe discreto”. Recordará también al BorraoGarcés, con quien se juntaba en la plazuela Merino a canjear estampillas.

—Mario ha sido mi perro en el colegio militar —afirma.
—¿Su perro?
—Un año inferior, yo lo mandaba.
—¿Cómo era él en esa época?

Modesto no duda en responder:

—Vago. Vago en el sentido de que no iba a clases, porque tenía el don ese de captar. Entonces, en el colegio militar, se perdía en una pérgola; no sé cómo conseguía la llave o cómo se metía, y ahí hacía los dibujitos a los que le incorporaba leyendas. Ese era Vargas Llosa.
—Es un orgullo para el Perú tener a un Premio Nobel como Vargas Llosa –le respondo.
— ¡Carajo, de primera! Y ahorita la ha embarrado, se ha metido a pelear con Cipriani, el primado de la iglesia del Perú. Y se mete con el papa. Se congracia con el papa y pelea con Cipriani.
—¿A Vargas Llosa le gusta cazar peleas?
—Agarra lo que puede, carajo, y donde se mete, se mete…

Don Modesto me da la mano y sigue su camino, perdiéndose entre las personas que pasean durante el mediodía por la avenida Grau.

***

A inicios de marzo de 2012 Mario Vargas Llosa regresó a Piura. Durante varias horas caminó por sus calles, visitó pueblos vecinos y conversó con algunas personas. Seguramente observaba los escenarios de la que sería su siguiente novela, “El héroe discreto”. Se asombró de ver el crecimiento de la ciudad, con sus múltiples avenidas, sus centros comerciales, fábricas y hoteles. Sin duda, una Piura muy diferente a la que ha tenido en su memoria. De esa experiencia dio cuenta en su columna semanal “Piedra de Toque”:

“Los cambios en todo Piura son impresionantes. La Piura de mi memoria se ha volatilizado en un torbellino de gigantescos centros comerciales, flamantes urbanizaciones que se comen el desierto, gallardos edificios, universidades, colegios, fábricas, nuevas avenidas, nuevos hoteles y plantaciones de agroindustria para la exportación que han puesto a esta región a la vanguardia del desarrollo peruano… El Perú despegó por fin y la Piura querida de mi infancia y adolescencia está en el pelotón de cabeza de esta transformación”.

Lamentó que “la guadaña del tiempo” se hubiera llevado a sus profesores del Colegio San Miguel, a sus compañeros de clase y a buena parte de los que lo acompañaron en la primera obra de teatro que escribió y que presentó en el Teatro Variedades.

Y recordó el Hotel de Turistas de la Plaza de Armas donde vio a Ernesto, “ese personaje” que era su padre, y al río Piura que traía vida y por la que la ciudad celebraba con pólvora, fuegos artificiales y bandas de música…

Esa ciudad que al escritor le había generado tanta nostalgia y que le trae tantos recuerdos, parecía otra y sin embargo tenía la misma esencia de la que conoció de niño, la que terminó por cambiarle la vida.

Anuncios
comentarios
  1. Alvaro Jose Polo Vega dice:

    En lo personal me gusta mucho la Crónica, Porque partir de esta se muestra el aprecio por su ciudad aun sabiendo que no es la mejor entre tantas, Partiendo a otras ciudades para tener una mejor vacación, como escritor (Mario Vargas Llosa) ganador de (Premio Novel De Literatura), sin embargo estas ciudades no eran objeto de inspiración para escribir sus Obras, dando como su principal fuente Su cuidad (Piura) Perú. Generado de esta un maravilloso mundo propuesto por El. Además partiendo de las experiencias de vida como conocimiento empírico que generaba cada vez más una redacción de novelas y textos que generaban emoción al Lector por saber lo que nos quiere presentar.

    Att: Alvaro Polo Vega
    Docente: Natacha Ramírez Tamayo
    Introducción a La Novela

  2. Yuber Steven Torres dice:

    Realmente cautiva el impacto causado en Vargas Llosa más por la idea e imagen que tenía de su padre, que por el hecho de haber descubierto una mentira de muchos años por parte de su madre, tíos y abuelos; y, como ese sentimiento de estafa diluido en la calurosa Piura da comienzo a una multitud de historias que relatan sus primeros amores, haciendo referencia a esos primeros encuentros metafísicos con el teatro que empezaron a hacer de él un joven enamorado por las letras y la dramaturgia. Creería que más que el lugar, fueron aquellos momentos vividos en él, porque a pesar de que no vivió mucho tiempo, empezó su vida de escritor, ese don del que hablaban sus amigos, esa rebeldía; ese don apoyado y admirado por sus profesores; esa primer obra que dejó marcadas inconmensurables huellas en él, el burdel… si me preguntaran quién soy yo, diría basado en el texto; que soy los lugares que suelo visitar, los amigos con quien salgo, la música que suelo escuchar en los mismo bares que frecuento…

    Att. Yuber steven Torres
    Docente: Natacha Ramírez Tamayo
    Introducción a la novela.

  3. Janluy Arcila dice:

    No se puede negar la forma en la que un lugar marca a las personas. Dado que es hay donde surgen los sueños y esperanzas. La ciudad de Piura fue para Mario Vargas Llosa la musa que despertó su afán por convertirse en escritor y dramaturgo y que inspiro muchas de sus obras que no eran mas que recuerdos de sus vivencias.

    Att: Janluy Arcila

    Docente: Natacha Ramírez Tamayo

    Introducción a la novela.

  4. Juan Manuel Rodas dice:

    De gran interés esta crónica, ya que destaca los momentos y experiencias vividas que marcaron en gran parte a el escritor Mario vargas LLosa y aunque fue poco el tiempo que vivió allí, es innegable que fue un lugar especial para Vargas llosa, no solo por lo que presencio allí sino por la edad en que vivió estos momentos, etapas que marcaron su vida y las que le dieron la objetividad y vocación que lo llevaron a ser un gran escritor.

    Att: Juan Manuel Rodas
    Docente: Natacha Ramirez Tamayo
    Introducción a la Novela

  5. verónica bohorquez ruiz dice:

    Mario vargas llosa, desde sus raíces deja su esencia en los recuerdos que le trae la ciudad que lo vio crecer, Nos cuenta en el texto anterior los acontecimientos que marcaron quizás la mejor etapa de su vida, siendo así motivo de inspiración para algunas de sus obras;destacando las transformaciones que ha tenido piura durante los últimos años. sin duda para Mario vargas llosa la ciudad que lo vio crecer pese a las dificultades, es y seguirá siendo la ciudad que marco su vida por los recuerdos que tiene de cada una de las calles de esta ciudad.

  6. Santiago Vélez Molina dice:

    Bastante interesante conocer sobre los inicios de este gran Nobel latino americano, especialmente sobre la ciudad que ha inspirado varias de sus obras y sobre la gente la habita. El cronista nos relata sobre Piura, ciudad donde Vargas Llosa paso algunas de las etapas mas importantes para su vida y para su carrera como escritor, me llama la atención los encuentros que tiene el autor con algunos de los viejos conocidos de Vargas Llosa y de la manera que nos relata algunos de los recuerdos que tenia el Nobel sobre la ciudad y los cambios que ocurrieron durante su ausencia.

  7. vanesa dice:

    Es increíble como Mario Vargas Llosa le tenia de aprecio Piura no porque fuese mucho el tiempo vivido en este lugar, si no por todo lo que vivio, donde dio inicio a muchas de sus obras, por medio de sus recuerdos y momentos vividos y por su gran imaginación.
    nos podemos llegar a dar cuenta que lo que nos inspira es lo que realmente nos marca la vida, y no es el tiempo vivido son las experiencias que nos deja cada uno de estos momentos.
    att: vanesa sanchez arbelaez

    Docente: Natacha Ramírez Tamayo

    Introducción a la novela.

  8. Desde mi perspectiva, los lugares marcan el rumbo y el existir del hombre, ya que cada uno de nosotros se apropia de su circunstancia, la hace suya, se desenvuelve en ella, hasta el punto de amarla y dejarse transformar por ella. Creo que la vocación personal es directamente proporcional con el entrono en que se vive, debido a qué cada Ser se va dejando permear por los espacios en los que habita, estos lugares modifican sus intereses, y lo inducen a crear un proyecto de vida respecto a su transito por ellos. O bien, con su personalidad el humano buscará transformar estas áreas haciendo más confortable su paso en esta vida.
    Podemos ver como Vargas Llosa amó a Piura, hasta el puunto de desenvolver su proyecto vital en Ella. sus inicios artisticos y literarios en esta ciudad dejan ver, como una ciudad puede transformar la vida de las personas, en este caso la de Mario. Dios los guarde.

    Juan Pablo Maya Jara
    Introducción a la novela

  9. Angela Maria Ospina dice:

    Sin duda alguna esta crónica me confirma que los lugares en donde has estado te construyen como persona y te dan muchos elementos para seguir el camino de la vida.
    Piura fue gran fuente de inspiración para Mario Vargas Llosa dado que la mayoría de sus novelas son basadas en los lugares que marcaron el corto tiempo que vivió allí. Y como todo buen hijo regreso a su hogar, regreso a Piura después de tantos años para llevarse una grata sorpresa, al ver como había avanzado ese pueblo pequeño que lo acompaño en su niñez y en su adolescencia y que tal vez sin el su historia hubiera sido diferente.

    ATT: Ángela María Ospina.
    Introducción a la novela.
    Dicente: Natacha Ramírez.

  10. Kevin Andres Rincón Patiño dice:

    Me parece una crónica muy buena pues muestra como a vargas llosa le cambio la vida una ciudad donde estuvo tan poco tiempo pero marco tanto su vida,y lo demuestra el hecho de que muchas de sus obras están inspiradas en esta ciudad.
    Lo que demuestra su aprecio y lo que los lugares pueden cambiar la vida de las personas, y como ayudo al desarrollo literario e intelectual de vargas llosa sus compañeros y profesores que vieron en el a una gran persona.

    introduccion a la novela
    Natacha Ramirez

  11. Ana Maria Castañeda dice:

    En la vida de los que expresan sus sentimientos a través de varias manifestaciones como el arte, la música, la literatura, el teatro, etc… pueden haber múltiples fuentes de inspiración para exteriorizar sus sentimientos, pero hay algo mas que los ata de una manera intrínseca y emocional para realizar estas actividades, su esencia. En el caso de Vargas Llosa, su amada ciudad de Piura lo marco notablemente porque en ese lugar transcurrieron los momentos que recuerda con mayor afinidad sean estos buenos o no tan gratos. El no necesito vivir físicamente mucho tiempo en esta ciudad para que fuese su mayor inspiración pero su corazón la albergaba.
    Aunque estemos lejos llevamos siempre dentro de si nuestras raíces, los momentos que nos hicieron crecer como personas y eso que siempre anhelamos para nuestra vida, ta vez vargas llosa hubiese querido crecer en esa ciudad, pero Piura creció con el, pues lleva la inmortalidad que el escritor le dio en sus creaciones que mas que literatura son la vida de El mismo.
    Esta crónica me ayudo a acercarme al alma del novel peruano y la importancia que tiene para este el lugar donde amó la vida.

    Ana Maria Castañeda Alzate
    Introducción a la novela

  12. al leer La ciudad que le cambió la vida a Mario Vargas Llosa, vemos varios signos que se muestra a través de esta crónica que se vuelve influencia para los demás lectores; hemos visto que aveces lo que esperamos no lo es como lo imaginamos, en el simple caso de su padre que creia que era un marine simpático y descubre que era un hombre singular como cualquiera con un toque de insípido y que Vargas llosa no era el mejor estudiante, es mas se da a entender por medio de su mejor amigo que él era el mas indisciplinado de la clase. pero unos de los grandes signos que mas me a impactado como lector es la forma como escribió sus versos en su vida a través de sus conocimientos empíricos, no en el papel sino con sus actos que fueron marcando su vida, guardando cada momento llenos de adrenalina en el libro de sus recuerdos. vemos que tan influenciable puede ser un momento tan corto, y algo tan cotidiano vemo que se puede convertir en su mayor travesia, lo que mas nos quiso demostrar Vargas Llosa es lo importante de cada segundo de nuestras vidas y lo bello o duro que puede ser en el transcurrir del tiempo.

  13. Daniel Rendon Montoys dice:

    Es muy bonita la manera en la que por medio de un texto vemos el desarrollo de una persona; más cuando es de una persona tan importante como Mario Vargas LLosa,
    La humildad del escritor al apegarse tanto a su pequeño pueblo es conmovedora. el pequeño pueblo de Piure hizo crecer al escritor a tal punto de que éste le dedicara la mayoría de sus obras.
    Personalmente el texto me gustó, porque ademas del entretenimiento provocado me enseñó que lo único que queda en el mundo son los recuerdos.

  14. Estefanía Castañeda Castaño. dice:

    Es una crónica bastante interesante y significativa al hablar del Nobel Vargas Llosa, a mi manera de ver los lugares por los que pasamos en nuestra niñez pueden convertirse en significativos o simplemente quedar en el montón de recuerdos. Es evidente que Piura fue un lugar de gran importancia para el inicio de la carrera de tan importante novelista, no sólo por sus comienzos en el teatro, sino porque fue allí mismo donde soñó su futuro. Los lugares, las personas y las circunstancias pueden cambiar la vida de todos, cada quien tiene su historia que es desarrollada en un lugar determinado, con personas diferentes y momentos que marcan su existencia para siempre, sea de manera positiva o negativa.

    Estefanía Castañeda Castaño.

  15. Walter Guerrero dice:

    Lo siento. Esta crónica está plagada de inexactitudes. No la pude terminar de leer. El barrio que MVLL rememora en sus novelas no es la Gallinacera (Barrio Sur) sino la Mangachería (Barrio Norte). Este último se ubica apenas a 3 cuadras de su casa, ubicada frente a la Plazuela Merino y frente al colegio San Miguel, que antes de serlo fue el convento Santa Ana. Casi en diagonal de la casa de Javier Silva (su papá era dentista) que estaba en la segunda cuadra de la calle Tacna. Esta casa ya no existe. Muy cerca de la Plazuela Merino (2 cuadras, en la calle Libertad, esquina con Cajamarca, frente a la Plazuela escudero) vivía Néstor Martos, su profesor de historia y gran bebedor de chicha. Tampoco descubrió que los niños venían de París cuando se fue a bañar en el río Piura. Este río no es de cauce permanente pero entonces abundaban los matorrales de chilco (una especie que vive en el monte ribereño y en el desierto… dando origen al “chilcal”, de donde proviene el nombre de fundación de Piura: San Miguel de Piura del Valle del Chilcal). Allí se escondían las parejas para fornicar. Hasta los 70 la gente en Piura sabía que significaba “llevársela al río”, en realidad era a los arenales. Un día, a la salida del Salesiano, el Cojo Artadi, Richard, que vive en la calle Tacna frente a la Plazuela Hermanos Meléndez y a la Iglesia de San Sebastián (o Basílica del Perpetuo Socorro), le preguntó: “Serrano, tu sabes cómo nacen los churres?”, le preguntó. “A los niños los trae la cigüeña de París”, contestó Mario. “No seas cojudo, yo te voy a enseñar como se hacen los churres”… y lo condujo al río, situado a menos de 2 cuadras del Salesiano, saliendo por la calle Libertad hacia la Lambayeque, que era la ruta más corta… entonces no existía el puente Sánchez Cerro, que lo mandó a construir el Gral. Gilberto León Molero, ministro de Obras Públicas de Odría y “sanchezcerrista hasta la médula”, como lo definía su sobrino el fallecido congresista Carlos Hernán León Trelles. Otra: la huelga del San Miguel, ubicado en la Plaza Merino, fue por el maltrato a los alumnos internos procedentes de Chulucanas, junto al asunto de los exámenes. Hay más errores. Lo siento. Hay que investigar.

  16. gerardo dice:

    Cuanto le falta para salir de la carsel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s